Ser un fotógrafo
de bodas

“LAS FOTOGRAFÍAS ABREN PUERTAS AL PASADO, PERO TAMBIÉN PERMITEN ECHAR UN VISTAZO AL FUTURO”
Sally Mann

Cada vez que veo a mis abuelos, mis padres o mis amigos en antiguas fotografías me doy cuenta de lo importante que es la fotografía en nuestras vidas. Es la máquina del tiempo y por eso me encanta ser fotógrafo de bodas. Tenéis entre manos vuestro legado visual, un tesoro incalculable que durará años, las fotografías de tu familia, de tus seres queridos.  Nos encantará sentarnos y ver cómo eran nuestros padres, cómo éramos, quiénes éramos. ¿Cómo queréis recordaros? ¿Cómo queréis que os vean vuestros hijos, vuestros nietos?

Vuestro fotógrafo

Necesitáis mirar fotógrafos, encajar en sus imágenes, en su manera de ver, fundamentalmente debéis emocionaros con sus imágenes, que os transmitan las emociones de otras personas porque así sabréis que os transmitirán las vuestras. Yo me involucro mucho en cada historia, sería imposible hacer un buen reportaje si no os conociera un poco, si no tuvierais confianza en mí para acercarme lo suficiente como para que esas imágenes os golpearan el corazón. Y curiosamente cuanto más presente estoy más invisible me hayáis, y ahí no molesto, no intervengo, estoy cerca, fotografío implicado. Queréis un fotógrafo, o queréis vuestro fotógrafo?

UNA GRAN HISTORIA

No sólo es un gran día para vosotros, sino que ese día hay dos familias que se casan también. Hay muchos amigos que es increíble que se hayan podido juntar todos. Es el comienzo de algo importante. Y no hay un guión establecido para todas las bodas, cada boda es única, y en cada una hay una gran historia y yo quiero estar ahí para contarla de forma fiel con imágenes, sin artificios, sin posados raros, con naturalidad, con energía. Y estáis aquí leyendo ésto, y me alegra y os doy las gracias por tenerme en cuenta para un día tan importante. Mirar las fotos, que os hagan pensar, que os emocionen, esas son mis mejores palabras.